jueves, 24 de julio de 2014

El Plan Románico Atlántico avanza con la intervención en San Pedro de la Nave



El equipo del Plan Románico Atlántico ha concluido ya la restauración de la cubierta de San Pedro de la Nave, con la colocación de un nuevo sistema de ventilación, que evita la condensación de humedad en el interior del templo. Actualmente se trabaja en el drenaje perimetral del edificio y, muy pronto, comenzarán los trabajos de sustitución de carpinterías e instalación de iluminación, mientras, poco a poco, se va completando el diseño del centro de recepción de visitantes.

El Plan Románico Atlántico es un proyecto de colaboración transfronteriza para la conservación del patrimonio en el que intervienen Junta de Castilla y León, Fundación Iberdrola, Secretaría de Estado de Cultura de Portugal y Fundación Santa María la Real, además de las Diócesis de Zamora, Astorga, Salamanca y Ciudad Rodrigo.

Evitar la condensación de humedad en el interior del templo. Éste es, sin duda, el principal objetivo del sistema de ventilación instalado en la recién restaurada cubierta de la iglesia de San Pedro de la Nave, en la localidad zamorana de El Campillo. “El sistema permite la toma de aire desde el alero y, debido a la diferencia de presión, sale por la parte superior, generando una corriente  continua de aire, que posibilita la correcta ventilación y, en consecuencia, mejora la conservación estructural de la cubierta y del edificio”, explica el arquitecto, Jesús Castillo, responsable de la intervención.

La actuación en la cubierta de San Pedro de la Nave, se enmarca en el Plan Románico Atlántico, un proyecto de colaboración transfronteriza, promovido por la Junta de Castilla y León y Fundación Iberdrola, en el que también participan la Secretaría de Estado de Portugal, la Fundación Santa María la Real y las Diócesis de Zamora, Astorga, Salamanca y Ciudad Rodrigo.

Sistema de iluminación eficiente

Concluidas las obras en la cubierta, el equipo continuará con el drenaje perimetral del edificio, para corregir el problema de humedad proveniente del subsuelo. Paralelamente, comenzarán en el interior del edificio los trabajos de sustitución de carpinterías y, por primera vez, se dotará al templo de un sistema de iluminación acorde con la historia del monumento. En este sentido, el sistema de iluminación permitirá adecuar la intensidad y potencia de la luz al uso que tenga en cada momento el edificio y, además, guiará la mirada del visitante hacia los elementos escultóricos o arquitectónicos más destacados de este templo del siglo VII, facilitando así su mejor comprensión. Todo ello procurando un impacto visual mínimo, puesto que toda la instalación quedará oculta, y tratando de lograr la máxima eficiencia energética.

Centro de recepción de visitantes

En el exterior de San Pedro de la Nave, se va completando el centro de recepción de visitantes, en los próximos días, la imagen de este espacio cambiará considerablemente, que uno de los principales objetivos de la actuación era la construcción de este centro soterrado, que no compite ni en imagen ni en volumen con la iglesia y que servirá puesto que ya está todo preparado para sembrar el área que actuará, por un lado, de cubierta vegetal del centro y, por otro, de zona ajardinada. 

No hay que olvidar para ordenar los accesos y para facilitar un área expositiva, donde exponer parte de las piezas que actualmente alberga el templo.

Además, edificio ha sido monitorizado, a través del MHS (Sistema de Monitorización del Patrimonio), desarrollado por la Fundación Santa María la Real, que, en este caso concreto, ha servido para controlar los parámetros ambientales, mediante la instalación, entre otros, de higrómetros y luxómetros, que han ido registrando las condiciones de humedad e iluminación del edificio, los datos arrojados han servido no solo para redactar el proyecto de intervención, sino también para garantizar la adecuada conservación y mantenimiento del edificio.

No hay que olvidar tampoco que la intervención en la iglesia de San Pedro de la Nave está marcada por la propia historia del edificio y por la importancia de un templo que cuenta con la declaración de  Monumento Nacional, construido entre los siglos VII y VIII a orillas del río Esla. Su ubicación actual, en la localidad zamorana de El Campillo, se debe a que en 1930, fue trasladado piedra a piedra, para protegerlo y evitar que quedara anegado por la construcción del embalse de Ricobayo. Finalmente, cabe reseñar la inmejorable disposición tanto del ayuntamiento de San Pedro de la Nave-Almendra, como de la parroquia y los vecinos, que desde el comienzo de la actuación, se han volcado con el proyecto.

lunes, 12 de mayo de 2014

Comienzan las obras en San Pedro de la Nave

Hoy, lunes 12 de mayo de 2014, la Fundación Santa María la Real ha comenzado las obras de intervención integral en la iglesia visigótica de San Pedro de la Nave. Así empieza una restauración que mantendrá el templo cerrado al culto y a las visitas turísticas previsiblemente hasta el próximo otoño.

Durante estos meses, la parroquia de San Pedro de la Nave tendrá su Misa dominical de víspera (sábados alternos a las 17 horas normalmente) y el resto de actos litúrgicos en el salón municipal, gracias a la colaboración del Ayuntamiento de San Pedro de la Nave-Almendra. 

El pasado viernes 9 se procedió a vaciar la iglesia para facilitar los primeros trabajos en torno al templo y el montaje de andamios. El proyecto, dirigido por la Fundación Santa María la Real en el marco del plan Románico Atlántico, contempla unas nuevas cubiertas, la impermeabilización del recinto y la instalación de luz eléctrica.

Ya están muy avanzadas las obras que comenzaron hace unos meses enfrente del templo, las del que será el nuevo centro de recepción de visitantes, donde se expondrán (en depósito) las estelas romanas que posee la iglesia parroquial y habrá cafetería y servicios.

Para más información: 

- Estudios previos en la iglesia
- Nuevo plan de gestión

viernes, 7 de junio de 2013

Tercera peregrinación nocturna a San Pedro de la Nave

El próximo 21 de junio se celebrará por tercer año consecutivo la peregrinación nocturna a San Pedro de la Nave, organizada por la Delegación Diocesana para la Religiosidad Popular. Se consolida así una convocatoria que reúne a jóvenes y mayores para compartir camino, oración y celebración.

Zamora, 7/06/13. La noche del 21 al 22 de junio ha sido el momento elegido por la Delegación Diocesana para la Religiosidad Popular para la tercera peregrinación nocturna desde Zamora hasta el templo visigótico de San Pedro de la Nave. Se trata de una actividad que se inició el año 2011 en el marco de la preparación para la Jornada Mundial de la Juventud (JMJ) de Madrid, y que ha tenido intención de continuar como una convocatoria fija.

Según explica su organizador, el sacerdote Javier Fresno, “este año la adelantamos un poco, para hacerla lo más próxima posible a la luna llena”, y el horario será semejante al de las dos ediciones anteriores. En su carta dirigida a los párrocos, Fresno constata que es “una celebración que está creciendo en cada convocatoria”, y que los dos años previos ha superado largamente el centenar de participantes.

La peregrinación comenzará el viernes 21 a las 23 horas en la iglesia de Santiago del Burgo en la capital, donde habrá una oración y bendición de los peregrinos, que iniciarán un camino con varias paradas. La primera será en la ermita del Cristo de Valderrey, hacia medianoche. Está prevista la llegada a La Hiniesta a la 1,15, y las otras estaciones se harán a las 4,45 horas en Valdeperdices y a las 5,50 en Almendra. En cada una de ellas habrá un momento de oración en el templo correspondiente, y tiempo para reponer fuerzas.

Está prevista la llegada a San Pedro de la Nave, en la localidad de El Campillo, a las 7,15 horas del sábado 22. Allí, en el templo más antiguo de la Diócesis (del siglo VII) se celebrará la eucaristía, momento culminante de la peregrinación, y a continuación tendrá lugar el desayuno. La organización pondrá autobuses para el regreso a Zamora al finalizar.

El recorrido es de unos 27 kilómetros, sobre el Camino de Santiago. Las personas interesadas en participar pueden inscribirse en la portería del Seminario San Atilano, o llamando al teléfono 980 514 998. El precio del autobús de regreso es de 3 euros.

sábado, 29 de diciembre de 2012

San Pedro de la Nave o los visigodos en el Esla


Reproducimos el artículo que ha dedicado a nuestra iglesia Isabel Sagüés en el diario digital El Imparcial, y también le mostramos nuestro agradecimiento. La autora es periodista y MBA en Administraciones Públicas y Máster en Comunidades. Ha dirigido entidades culturales sin ánimo de lucro como la Fundación Canalejas y la Fundación ICO.

ISABEL SAGÜÉS

A inicios del siglo XX, la electricidad era algo más que un milagro. Su utilización en la incipiente industria nacional, junto a la creciente demanda de los ciudadanos para la vida cotidiana, convirtió en necesidad la producción de energía eléctrica. Hubo que encontrar el lugar idóneo para producirla. Algunos prohombres del momento, emprendedores y visionarios, vieron en el Duero, en la diferencia de cotas que marcan la Meseta y la dulce tierra portuguesa, y en sus afluentes, los recursos hídricos necesarios para producir esa energía, para satisfacer esa demanda en crecimiento. A partir de 1900 se inició la construcción del impresionante complejo hidroeléctrico del Duero, una obra admirable, ejemplo de un extraordinario proceso industrial, modelo de aplicación de la ingeniería al servicio de la sociedad.

Poco antes de que el río Duero se acode, irrumpa en Los Arribes y siga paralelo a la frontera con Portugal, recibe las turbulentas aguas del Esla, el importante afluente que nace en la Cordillera Cantábrica, en las cercanías del puerto de San Glorio. A lo largo de 285 kilómetro riega las tierras de León y Zamora. En un estrecho y profundo cañón discurren los últimos kilómetros del río que, cuando desagua en primavera y en época de avenidas, se muestra salvaje, incontrolado, y tan caudaloso que lleva más agua que el propio Duero.

En el río Esla, en la comarca del Pan, tierra de páramo, cuajada de pequeños núcleos urbanos, se inició en 1929 la construcción de una presa y una central eléctrica. En concreto se levantó, poco antes de la desembocadura en el Duero, en el municipio de Ricobayo, que da nombre a la que sigue siendo una extraordinaria obra de ingeniería y que durante años fue presa más importante de Europa, capaz de proporcionar el 15 por ciento de la demanda eléctrica española de la época. La construcción de la presa no fue una misión fácil. Tuvo una enorme complejidad y hubo que afrontar graves problemas técnicos, humanos y sociales. Incluso hubo que cambiar una iglesia de emplazamiento.

Cuando el Estado otorgó la concesión para la explotación hidroeléctrica del río Esla a la empresa Saltos del Duero, más tarde Iberduero y ahora Iberdrola, puso como condición, sine quam non, salvar la parroquia de San Pedro de la Nave, pequeño núcleo rural a orillas del río que iba a quedar sumergido por las aguas del pantano. Se trataba de salvar, en apariencia, una pequeña y humilde iglesia. En realidad el Estado estaba salvando un tesoro, una joya, desconocida entonces e incluso hoy en día. Se trataba de San Pedro de la Nave, la herencia artística más importante y mejor conservada del periodo visigodo.

Durante siglos, la iglesia, que se levantó como un eremitorio en un antiguo poblado romano, era desconocida. Hasta que Manuel Gómez Moreno, historiador, epigrafista, arqueólogo, la descubrió por casualidad en 1906. La encontró camuflada entre edificaciones posteriores. De inmediato reconoció su inmenso valor artístico. Gracias a la forma de las letras de las inscripciones en la época visigoda, fechó su construcción a finales del siglo VII. Por una vez, el Estado actuó con rapidez y en 1912 San Pedro de la Nave fue declarada monumento nacional.

El traslado de la iglesia no se hizo sin polémica. Había que buscar un nuevo emplazamiento y pueblos, ciudades, autoridades civiles y religiosas opinaban y todos querían la iglesia para sí. No se ponían de acuerdo hasta que el Obispo recibió una sencilla y escueta carta. Le preguntaba una vecina de San Pedro: si los vecinos de este pueblo vamos a ser trasladados a Campillo, ¿no sería lo justo que con nosotros viniera la que durante trece siglos ha sido nuestra parroquia? Misiva definitiva y polémica zanjada. El complejo traslado se realizó, bajo la dirección del arquitecto Alejandro Ferrant, una vez enumeradas, piedra a piedra entre 1930 y 1932. Se aprovechó la ocasión para restaurarla y devolverle la fisonomía inicial. Desde entonces, la iglesia visigótica de San Pedro de la Nave descansa a las afueras de este pequeño municipio, acosado por la despoblación: sólo viven 30 personas. Cada año, a una de las familias le toca ocuparse de la iglesia que, pese a ser un maravilloso tesoro, recibe pocos visitantes.

El templo de San Pedro de la Nave debió ser construido a partir del año 680. Es el más completo y mejor conservado de los escasos edificios que se conservan de la época visigoda. Demuestra el altísimo nivel que alcanzó el arte visigodo en los pocos más de cien años que transcurrieron desde la conversión de Recadero del Arrianismo al Catolicismo y la invasión árabe.

San Pedro se construyó en planta de cruz griega, si bien posteriormente se le añadieron dos naves laterales que le confieren un aire de basílica. Al lado del presbiterio posee dos estancias que debieron de servir de celdas eremíticas. El conjunto, muy bien proporcionado, compone una planta rectangular de aproximadamente 16,80 metros por 11,20 metros, de la que sobresalen tres capillas. La del cabecero forma un ábside rectangular. Las cubiertas son abovedadas y de medio cañón y los arcos son de herradura como era habitual en los templos visigodos.

En conjunto, el interior es un importante juego de volúmenes y una hermosa e interesante decoración que resume la iconografía utilizada en el momento: espléndidos y labrados capiteles que exhiben escenas históricas inspiradas en la Biblia, como las historias de Daniel en el foso de los leones y el Sacrificio de Isaac. No menos meritorio es el friso, que resalta por su grandeza con una sucesión de figuras geométricas con motivos vegetales y animales. Pura armonía, pura belleza labrada en piedra.

Fuente: El Imparcial, 18/09/09.

miércoles, 6 de junio de 2012

El 6 de julio, peregrinación nocturna a San Pedro de la Nave

Por segundo año consecutivo, el próximo 6 de julio se hará la Peregrinación Nocturna a San Pedro de la Nave. Toda la información, en el cartel. Si usas Facebook, entra en el evento que hemos creado.


viernes, 25 de mayo de 2012

Graban en San Pedro de la Nave para un documental de la BBC

Un equipo de la productora británica ZCZ Films ha estado esta semana en la iglesia visigótica de San Pedro de la Nave (del siglo VII) para varias tomas que aparecerán en la serie documental “Age of Light” en la prestigiosa BBC en el próximo otoño.

El equipo que se ha acercado hasta la localidad de El Campillo está dirigido por Waldemar Januszczak, muy conocido en el Reino Unido, ya que es un reputado crítico de arte en publicaciones como el diario The Sunday Times. También es presentador y director de varias series documentales sobre la historia del arte, sobre todo en torno a la pintura.

Como explica la productora, con esta serie, que está formada por cuatro capítulos, Januszczak pretende demostrar que “lo que llamamos ‘Edad Oscura’ nos dejó un legado de arte excepcional y una arquitectura impresionante”. En el segundo capítulo, titulado “Romanos y bárbaros”, el crítico de arte mostrará cómo “los hunos, godos y vándalos fueron llamados más tarde ‘bárbaros’, pero produjeron un arte magnífico que formó el rostro de Europa”. Será entonces cuando salgan las imágenes tomadas en San Pedro de la Nave.

La productora ZCZ Films es obra del propio Januszczak, y está especializada en documentales de arte educativos de alta calidad. “Lo que hace únicos a nuestros filmes”, explican en la productora, “es nuestro compromiso de grabar el arte in situ, de la forma más espectacular posible”. Desde su fundación en 1997, han trabajado con lugares tan importantes como los Museos Vaticanos, el Prado, el Louvre o el Metropolitan de Nueva York.

El párroco de San Pedro de la Nave, Luis Santamaría, que acompañó al equipo durante el rodaje, ha sido testigo de esta forma de trabajar: “me llamó la atención la forma curiosa de mostrar, por ejemplo, los capiteles historiados de Daniel en el foso de los leones y del sacrificio de Abrahán, de una forma muy expresiva. O también el momento en el que el presentador sacó una herradura antigua para explicar el arco de herradura sobre el terreno”.

jueves, 30 de junio de 2011

Resucita la vieja liturgia


La iglesia de San Pedro de la Nave, en el Campillo, acoge la celebración de una misa en rito hispano-mozárabe en la festividad de San Pedro y San Pablo.

BELÉN ALONSO (La Opinión-El Correo de Zamora, 30/06/11).

La iglesia de San Pedro de Nave, ubicada en la localidad de El Campillo, volvió a ser ayer, por segundo año consecutivo, sede de la celebración de una misa hispano-mozárabe, después de 931 años tras la abolición del rito y su sustitución por el latino.

La celebración, en honor de los santos apóstoles San Pedro y San Pablo, fue presidida por primera vez por el párroco de la localidad, Luis Santamaría y contó con el delegado de Liturgia, Narciso Jesús Lorenzo, como maestro de ceremonia.

Una vez más los cánticos, el incienso y la oración llenaron los muros de la iglesia para recogimiento de las numerosas personas que se acercaron hasta la localidad para contemplar la desconocida liturgia. La celebración pudo ser seguida por los asistentes a través de un guión y contó con la actuación del coro del convento de las Benedictinas de Zamora.

El sacerdote Luis Santamaría confesaba que presidir la eucaristía «se siente como un privilegio el poder celebrar el mismo rito que conoció la primera Iglesia. Celebramos desde el siglo XI el rito latino y recoger la herencia y la fe de los primeros cristianos de España me evoca muchas cosas». Y es que la celebración del rito mozárabe es muy parecido al latino. Así, se mantiene la estructura fundamental (liturgia de la palabra, plegaria eucarística y la comunión), pero las fórmulas son distintas al proceder de la literatura hispana del primer milenio y sobretodo destacan las oraciones que hay entre la liturgia de la palabra y la de la eucaristía. La oración de la Paz que se reza mucho antes y el credo se retrasa, respecto a la misa que ahora conocemos. En definitiva la estructura es la misma pero una forma diferente de orar y algunos cambios de elementos.

Santamaría destaca de todo ello «la consagración y las largas súplicas que se hacen y que se cambian en cada misa. Se evoca a los santos y como desde la tierra nos unimos, a través de la oración con la "otra iglesia" del cielo».

Asimismo, resaltó la importancia de realizar el rito en la iglesia de San Pedro de la Nave ya que «es el único templo de la provincia de Zamora donde originariamente se oficio la ceremonia mozárabe. Es una iglesia viva donde se lleva 1.300 años celebrando la Eucaristía y como curiosidad destacar que fue un priorato de los Benedictinos dependiente de la Abadía de Celanova en Orense». Santamaría hizo suya también la petición realizada el pasado año en el mismo lugar por Manuel González López- Corps, Canónigo de la Iglesia Catedral de Nuestra Señora de la Almudena de Madrid y encargado diocesano en Madrid de la preparación y supervisión de la celebración Eucarística del Rito Hispano -Mozárabe de que el templo visigótico «no sea un museo y siga siendo un lugar de oración».

A los fieles allí presentes les llamó poderosamente la atención los desfiles por el templo, la considerable utilización del incensario con campanillas y la consagración de espaldas con la manos en alto de todos los presentes.

Desde el año 2.000 y en el contexto del Gran Jubileo de la Redención, la Diócesis de Zamora celebra cada año la eucaristía en rito hispano- mozárabe al menos en tres ocasiones, con motivo de las fiestas litúrgicas de San Ildefonso (23 de enero), San Pedro (29 de junio) y Santa María (18 de diciembre).